El regalo perfecto (Parte 2)

La sinceridad de unos bellos ojos.